viernes, 1 de junio de 2012

JORNADA PRO ORANTIBUS 2012. LA CONTEMPLACIÓN LUZ DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN.


Bajo el lema “CONTEMPLADLO Y QUEDARÉIS RADIANTE”(Sal 34,6). LA CONTEMPLACIÓN, LUZ DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN,  celebraremos el próximo domingo 3 de Junio, la “Jornada pro orantibus”,  coincidiendo con la solemnidad de la Santísima Trinidad. Jornada dedicada a la oración por cuantos en la Iglesia se han consagrado a la vida contemplativa.

A lo largo de la historia de la Iglesia, el Pueblo de Dios, ha ido configurando una serie de carismas y espiritualidades en órdenes religiosas, cuyos miembros han deseado un objetivo común, dedicar formalmente su vida a Dios. Espiritualidades, que nacieron en una mentalidad, de un tiempo concreto y que posiblemente hoy en día, muchos no le encuentran sentido, ni comprenden.

Pero que con su existencia, nos invitan en primer lugar a reconocer el valor de la oración, que el mismo Jesús practicaba en las madrugadas o en las noches para ponerse a la escucha de cuanto le Padre le decía; y en segundo lugar nos invitan a la adoración eucarística, presencia real de Jesucristo en el sacramento.

Es verdad, que nuestros conventos están mermados en número y altos en la edad de las personas que los habitan. Esto nos hace pensar obsesionadamente en su futuro y pedimos a Dios nuevas vocaciones. Lo cual, me parece correcto. Pero creo, que también debemos aprovechar esta jornada para dejarnos iluminar por el Espíritu Santo, y hacer una lectura más profética de nuestro horizonte y preguntarnos:

- ¿ Qué caminos está tratando de abrir hoy Dios para encontrarse con sus hijos e hijas en esta sociedad ?.

- ¿ Qué llamadas está haciendo Dios a la Iglesia de hoy para transformar nuestra manera tradicional de pensar, vivir, celebrar y comunicar la fe, de modo que propiciemos su acción en la sociedad moderna ?.

Mientras el Espíritu nos ilumina, hermanos nuestros han decidido dedicar su vida a la contemplación. Forman parte del Pueblo de Dios y por lo tanto es justo, que nosotros dediquemos el domingo a demás de comprender el Misterio de la Trinidad a orar en favor de ellos, como expresión de reconocimiento, estima y gratitud. Además de aprovechar el Domingo para visitar algún convento de clausura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada